domingo, 29 de mayo de 2011

Cuestión de principios


No tenía principios, en principio

*

Sus principios eran muy valiosos. Todos estaban a estrenar.

*

Observaba muchos principios, pero siempre con prismáticos

*

La preparación del candidato requería una estricta dieta baja en principios

*

Su honradez desprendía un hedor insoportable

*

El fin de sus principios democráticos fue, sin duda, el Gobierno.

*

La mejor manera de preservar los principios es no tocarlos

*


*

Era un político escrupulosamente amoral

*

Sus principios eran especialmente idóneos para flotar en situaciones de corrupción

*

Era un político de extracción moral muy humilde. Sus padres eran tan pobres que carecían completamente de principios.

*

Si un principio se te queda corto, prueba a estirarlo

*

El único principio que conocía era el de la línea 2 de metro.

*

No tenía otros valores que los de Uralita (15.000 acciones)

*

Axioma de Culeau: En política, si te pones de espaldas, nunca te darán una bofetada




7 comentarios:

Gulliver dijo...

Probando, probando

Gulliver dijo...

No se si será porque soy de la casa, Monsieur, pero a mí parece que me acepta Blogger.
Me lo voy a tener que hacer mirar

ostra dijo...

Hola, Gulliver.

Hay algunos problemas en blogger y ahora mismo es muy complicado comentar en los blogs que tienen la ventana de comentarios incrustada en la entrada.
De momento y hasta que se solucione, le recomiendo que cambie el formato de comentarios a página completa, que parece que es en el que funciona mejor.
Escritorio -> Configuración -> Comentarios -> Ubicación del formulario de comentarios: Página completa.

Un saludo,

(éste es el tercer intento de comentar, las otras dos veces me ha sacado de blogger)

Gulliver dijo...

Muchas gracias, Dª Ostra. He seguido su consejo.

ostra dijo...

Con este formato parece que no hay problemas.

Gulliver dijo...

Es usted un sol, Dª Ostra

jano dijo...

Pues ahora parece que me funciona y eso que no me he tomado aún los neurolépticos para poder comprender esta locura.
Un saludo, Gulliver.