jueves, 19 de octubre de 2017

Dicccionario ideológico del "Prusès"



Acatar.- En Cataluña, burlar sistemáticamente las leyes y las sentencias judiciales 
Catalejo.- En Cataluña, tubo anteojo que, utilizado en sentido contrario a la lógica, sirve para considerar a larguísima distancia lo que justo está a tu lado
*
 

Cateto.- Paleto con estelada
Catear.- Dícese de los políticos independentistas: Suspender en los exámenes de igualdad, libertad  y solidaridad
 
Catecismo.- Libro de adoctrinamiento en el credo catalán que se reparte en conventos y sacristías
CateCúpmeno.- Charnego que se instruye en el credo radical catalán con el fin de ser admitido en la tribu y de participar en el mambo  
Catarata.- Opacidad en la visión de la realidad causada por una especie de telilla dogmática que provoca espejismos afectando gravemente a la lucidez del sujeto
Cataclismo.- Grave trastorno en el orden constitucional español
Catarsis.-

1.- Expulsión espontánea o provocada de ideologías contrarias al orden constitucional

2.- Sentimiento de liberación que suscita la vivencia de la restauración del orden constitucional violado
*

lunes, 2 de octubre de 2017

La campana de Huesca



Reina el Monje en Aragón
y los nobles más ariscos
se le encaran levantiscos
reclamando más jamón.
Temiendo una rebelión,
al Abad de un Monasterio
Ramiro pide criterio
y le nombra su perito
pues el monje es erudito
y tiene gran magisterio

Envía como cartero
a un doncel, muy fiel vasallo,
que a lomos de su caballo
de Huesca parte ligero.
Al cabo el doncel viajero
culmina su cabalgada
y la misiva sellada
con porte noble y gallardo
deposita ante Frotardo
que ara el huerto con azada.

'Os saludo, abad Frotardo,
 y hago entrega de un papiro
de mi señor Don Ramiro,
respuesta vuestra yo aguardo'.
Del cinto de su tabardo
saca Frotardo gran hoz
y pega tajo feroz
a unas coles prominentes,
que sucumben impotentes
tras sufrir el corte atroz.

Terminada la faena
reza un rito funerario
tras el cual, al emisario,
rotundo Frotardo ordena:
A mi Rey cuenta la escena
que acabas de contemplar,
ni un detalle has de olvidar,
mantén tu memoria fresca
parte pronto para Huesca,
ponte presto a cabalgar

A su señor Don Ramiro
narrar lo visto promete
tras lo cual el buen jinete
dice '¡Adiós, yo ya me piro!'
El Monje da gran suspiro
al finar la narración
pues comprende su intención,
“para salvar la poltrona,
no es bastante la chirona”:
de Frotardo es conclusión

Pregona el Rey que ha fundido
campana tan colosal
que un estrépito brutal
sonará tras su tañido.
A escuchar tan grande ruido
cita a nobles desleales;
el Rey, con suaves modales
y gesto muy bonachón
los introduce a un salón,
según cuentan los Anales.

Quince nobles, de uno en uno,
en dicha estancia se adentran
y en ella al verdugo encuentran
con tajo de sangre ayuno…
… No salió de allí ninguno,
sirvió su sangre de yesca
de campana gigantesca
y colgando de un cintajo
en medio, como badajo,
el noble Obispo de Huesca