lunes, 16 de mayo de 2011

Epitafio para un agnóstico



"Creo que no, aunque espero que sí"

4 comentarios:

Neo... dijo...

Siempre he pensado que ser creyente tiene una gran ventaja sobre los no creyentes.

Si no existe Dios todos al mismo sitio, pero como exista...

Gulliver dijo...

Tiene usted mucha razón.
Además, en el fondo resulta imposible prescindir de alguna especie de "fe". Como dice el gran Chesterton, "Lo malo de que los hombres hayan dejado de creer en Dios no es que ya no crean en nada, sino que están dispuestos a creer en todo."

Y a pesar de las dudas o dificultades que puede atravesar un hombre de fe en su personal camino de encuentro con Dios "Los enigmas de Dios son más satisfactorios que las soluciones de los hombres."

Monsieur de Sans-Foy dijo...

La verdad es que es un resumen bastante aceptable, y no se gasta mucho mármol, amigo mío.

El aquí y ahora me resulta demasiado incomprensible como para atreverme con el más allá.

Un abrazo, y saludos a don Neo.

jano dijo...

Bueno, señores, tener dudas en esta vida es normal, y es lógico al hablar de después de la muerte. Escuchemos a San Juan de La Cruz en su GLOSA A LO DIVINO:
Por toda la hermosura
nunca yo me perderé,
sino por un no sé qué
que se alcanza por ventura.
Pues yo estoy esperando alcanzar ese "no sé qué", aunque sea por ventura. No tengo prisa.
Un saludo, amigos.