viernes, 11 de septiembre de 2015

¡Será por sobres!




sobrero
1. adj. Que tiene “afición” a los sobres
2. adj. Dicho de un político de segunda fila: Que se tiene de reserva por si en el reparto sobra alguno de los sobres destinados a los de primera fila
3. Persona que tiene por oficio recibir sobres

sobrante
1. adj. Sobre que sobra, una vez concluido el reparto
2. adj. Sobre excesivo en billetes, muy colmado, sobrado

sobrar
1. tr. Haber en el sobre más de lo que se necesita, incluir una propina

sobrado
(Del part. de sobrar)
1. adj. Sobreexcedido, sobreabundante
2. adj. Político rico y abundante de bienes

Sobrentender
1. tr. Solicitar el sobre de un modo que no es expreso, pero que no puede menos de suponerse según los antecedentes del peticionario o la materia contractual de que se trata
2. tr. Ser experto en el tráfico y consumo de sobres

Sobrestante
1. adj. Que se ha dejado a disposición del sobrero perceptor, encima de un estante o tabla
2. m. Capo. Persona que gobierna a cierto grupo de sobreros


sobresaltar
1. tr. Reclamar un sobre a alguien de improviso, repentinamente.

Sobresalir
1. intr. Aventajarse un político en la actividad de recogida de sobres frente a otros, distinguirse entre ellos
2. intr. Abandonar la actividad, desengancharse del sobre

sobresaliente
1. Que se sale del sobre, que rebosa de billetes
2. En los cohechos, calificación máxima, superior a la de notable

sobreponer
1. Añadir algo a una proposición económica al objeto de obtener una ventaja comercial con un agente de la Administración
2. Poner un sobre encima de un objeto inanimado (mesa de despacho) o de un sujeto animado (que se anima más cuando lo abre)

.*


Pensamientos


Los políticos, cuanto más sobrecogen, más sobreviven

Muchas personas consideran la política sobrenatural  

Cuanto más sobreabundantes son las contratas, queda menos sobrante

Algunos políticos consiguen ser sobresalientes

La sobreabundancia siempre es sobrecelestial


El sobrestante resultó enormemente sobrado


2 comentarios:

Epicuro Marcial dijo...

¿Para cuándo un sillón la Academia, amigo mío? Acertado y sabio. Préparese para ser odidado.

Gulliver dijo...

Muchas gracias por su visita, Don Epicuro