domingo, 27 de noviembre de 2011

Gulliverías





La esquela es una tarjeta de visita que nunca podremos entregar en persona

*

En el cementerio los cipreses se alimentan de lágrimas y los muertos de plegarias

*

La lápida es una puerta al más allá que carece de llave

*

Los cementerios son islotes de eternidad en un océano de mortalidad

*

Lágrimas y oraciones acaban dando paso al frío mármol y a las flores marchitas

*

El día de Difuntos la ciudad quedó muerta y el cementerio se llenó de vida

*

Epitafio leído en una urna cineraria: “Me he fumado la vida

*

3 comentarios:

Old Nick dijo...

Muy Buenas las Gulliverías Gregeras, Amigo Mío.
Yo Sólo os Dejaré un Epitafio que me Hizo Reir Bastante y que se Encuentra en una Lápida del Cementerio Parisino del Père Lachâise.
"Aquí Yace un Hombre. Vivió y Practico el Bien y el Mal.
El Bien, lo Hizo MAL y el Mal, Lo Hizo BIEN."
Un Cordial Saludo
y
¡¡RIAU RIAU!!

Gulliver dijo...

Estupendio epitafio. La visita del Père Lachâise es una deuda que tengo pendiente.

jano dijo...

Magníficas sus Gulliverías, amigo Gulliver.

"El Día de Difuntos la ciudad quedó muerta y el cementerio se llenó de vida"
¡Genial! Soltaría una sonora carcajada de no ser por el tema que nos ocupa, aunque como "diz mi paisanu, Jerónimo Granda":
No le temas a la muerte que da una risa muy fuerte
No le temas a la muerte que muy pronto vendrá a verte.
"Voy soltala, aquí ta"
¡JUA JUA JUA JUA JUAAAA...!
Saludos, Gulliver.