lunes, 17 de octubre de 2011

José Martí y Juan de Lanuza

















¿Qué relación puede existir entre José Martí, padre de la independencia cubana y Juan de Lanuza el Mozo, desdichado Justicia de Aragón que perdió la cabeza por enfrentarse a Felipe II?

Hay algunas evidentes. Ambos eran súbditos del Rey de España. Ambos se rebelaron contra él. Ambos tomaron las armas para enfrentarse al ejercito real. Ambos perdieron. Ambos murieron. Uno falleció en combate (José Martí). El otro pereció en el cadalso (Lanuza).

Los dos vivieron en Zaragoza. La casa donde habitó Martí mientras estudiaba Derecho y Filosofía y Letras está a escasos 50 metros del solar que ocupó en su día el Palacio de la familia Lanuza. Sin embargo, José Martí no pudo conocerlo ya que el palacio fue demolido por orden de Felipe II, siendo reemplazado por un nuevo Palacio (el de Sobradiel) que es hoy sede del Colegio Notarial de Aragón.

Entre ambas casas, la de Martí y la de Lanuza, la Iglesia de Santa Isabel, en la que reposan los restos del Justicia conservados en una urna cuya historia merece otra entrada.


Dos lápidas perpetúan en mármol la memoria de estos hombres.

La de Lanuza se encuentra en un lateral del Mercado Central de Zaragoza, en el mismo lugar en el que se ubicó el cadalso, en la espalda del palacio familiar.




La de Martí adorna la esquina de la calle Manifestación con la Plaza del Justicia, justo en el lugar en el que vivió.



Sobre ella, una segunda lápida con algunos versos de un poema que honra a Lanuza.




Versos sencillos
Poesía VII

Para Aragón, en España,
Tengo yo en mi corazón
Un lugar todo Aragón,
Franco, fiero, fiel, sin saña.

Si quiere un tonto saber
Por que lo tengo, le digo
Que allí tuve un buen amigo,
Que allí quise a una mujer.

Allá, en la vega florida,
La de la heroica defensa,
Por mantener lo que piensa
Juega la gente la vida.

Y si un alcalde lo aprieta
O lo enoja un rey cazurro,
Calza la manta el baturro
Y muere con su escopeta.

Quiero a la tierra amarilla
Que baña el Ebro lodoso:
Quiero el Pilar azuloso
De Lanuza y de Padilla.

Estimo a quien de un revés
Echa por tierra a un tirano:
Lo estimo, si es un cubano;
Lo estimo, si aragonés.

Amo los patios sombríos
Con escaleras bordadas;
Amo las naves calladas
Y los conventos vacíos.

Amo la tierra florida,
Musulmana o española,
Donde rompió su corola
La poca flor de mi vida.

9 comentarios:

Old Nick dijo...

Es Común a los Mortales
Aunque Devengan TRaidores,
Creerse Aún, Mucho Mejores
Que sus Vecinos Normales.

¿Cosas Comunes? A Manta,
Podrá Verlas Quién Quisiera...
Que a Español y Calavera
la Rebeldía No Espanta...

Era Martí Buen Poeta
y Cubano de Adopción
y se Convirtió en Masón,
Por su Rebeldía Inquieta.

El Justicia Juan Lanuza,
Cabezón Era Cual Mulo.
Quién al Rey se Opone Chulo,
Felón, Cae como Gentuza.

Y Eso Fue lo Que Paso
A Ambos, POeta y Justicia,
Los Con Con Gran Estulticia,
Dieron Mal su Último Paso.

Uno en Cuba en una Carga,
de Caballos y al Machete
y el Otro Cual Traidorcete,
Con Deshonra Vil y Amarga.

Leed Pues la Triste Historia
d'Entrambos Dos Ejemplares
y Non TEndréis Sus Pesares
Ni su Triste EJECUTORIA.

¡ESPAÑA Y ESPAÑOLES AL FIN Y AL CABO! AMIGO GULLIVER-
Un Cordiar Saludo
y
¡¡RIAU RIAU!!

Gulliver dijo...

No parece que pueda considerarse a Lanuza un traidor, Maese Old Nick

“….una comisión emitió en junio de 1821 un dictamen “sobre el modo de honrar a Juan de Lanuza y demás principales defensores de las libertades de Castilla y Aragón”, y decidió que se colocaran lápidas con sus nombres en la sede de las Cortes, así como que “se erija un monumento en Zaragoza a expensas de la nación”. Las lápidas, medallones en relieve de Lanuza, Padilla, Bravo, Maldonado… se colocaron a ambos lados de la tribuna de la presidencia de las Cortes en 1850, y ahí siguen..." (C. Forcadell)

El Rey Alfonso XIII, por su parte, le concedió en 1914 los honores de Capitán General con mando en plaza

Old Nick dijo...

¿Y Que Opinión Le Merecería a Vuestra Merced un Justicia Mayor que Se Enfrenta al Rey, Cerrándose en BANDA, Hasta el Punto de la REBELIÓN ARMADA, Cuando éste le Reclama que se le Entregue a Su ExSecretario Antonio Pérez, Acusado del Asesinato de Escobedo, Secretario de D. Juan de Austria y de Alta Traición,Pues Está Más que Probado que Jugaba a TRES BARAJAS CONTRA FELIPE II Y CONTRA ESPAÑA,Como Bien Demostró, CREANDO LA LEYENDA NEGRA, TAN RENTABLE COMO PROPAGANDÍSTICA CONTRA NUESTRA PATRIA, al SERVICIO DEL REY DE FRANCIA?
Si no Recuerdo Mál, Cuando Iban a DEGOLLARLE, y se Dijo la Fórmula Protociolaria : -"Este es el Pago de los TRaidores.
El Hombre Exclamó al Parecer.:
-¡No!¡TRaidor No! ¡Mal Aconsejado Sí!
Y Asi Acabó la Historia, Pues el TRaidor Pérez ya se Había Largado tras Dejar Montado el Pifostio...
Los Honores POsteriores, No Pueden Evitar el Peso de los HECHOS, Amigo Gulliver...
Os lo Dice Un Especialista en Historia.
Si A Eso Vamos También Podríamos Honrar al BUEN "ATUCHA", POR NEGARSE TRAIDORA Y CHULESCAMENTE, A ACATAR CIERTAS LEYES Y SENTENCIAS "QUE NO LE GUSTABAN" NI A ÉL NI AL PARLAMENTO QUE LE ARROPABA"
SIC TRANSIT GLORIA MUNDI...
Y El Que Quiera Honra que la Gane Primero.
Un Cordial Saludo
y
¡¡RIAU RIAU!!

Gulliver dijo...

Amigo Old Nick, le recomiendo la lectura de la Historia de las alteraciones de Aragón, escrita por el Marqués de Pidal en el siglo XIX (1862-1863) tras descubrir en los archivos de su Ministerio la documentación de los procesos de Antonio Pérez. No se pierda los anexos en los que incluye la correspondencia entre Felipe II y Antonio Pérez a propósito de Escobedo (al que llaman ambos el "Verdinegro")
Y eso que estamos hablando de un autor muy respetuoso con la figura de Felipe II.
Si desea un poco más de chispa antifelipista, pásese por "Los procesos penales de Antonio Pérez", obra escrita por el catedrático Víctor Fairén.

No es tan sencillo el tema. Para no hablar de la cuestión de fondo: Los Fueros de Aragón, que Felipe II sencillamente se pasó por el arco del Triunfo.

Ahora bien, el pobre Lanuza El Mozo, a sus veintipocos años, fue un pelele desbordado por la situación, pero un pelele lleno de dignidad. El más inocente de todos los participantes en el drama, sin duda.

Y en ningún caso un traidor.

Gulliver dijo...

Mi buen amigo JANO ha enviado un comentario que por los azares inescrutables de internet ha llegado a mi correo pero no a esta página. Lo transcribo a continuación agradeciéndole los interesantes comentarios sobre José Martí:



Magnífica entrada, Gulliver.
No conozco nada de la historia del justicia de Aragón ni sabía que José Martí había residido en Zaragoza en su destierro español, donde estudió derecho y filosofía y compartía tertulia con los escritores e intelectuales de la época.
Recuerdo una anécdota ocurrida en Cuba: viajábamos mi mujer y yo camino de La Habana y recogimos en la carretera a una moza que hacía "la botella" (autostop) y nos pidió que la dejáramos en la ciudad de Matanzas. Durante el viaje nos soltó el discurso castrista y al saber que éramos españoles nos tachó, sin mucho convencimiento, de imperialistas. Yo le pregunté si sabía quién era José Martí y ella me respondió que cómo no iba a saber tal cosa, siendo cubana y de Matanzas. Pues bien, prosegui, Martí era hijo de Marcelo Martí, un sargento del ejército español que emigró desde Valencia y se estableció en La Habana, después se casó con otra española (Leonor Pérez, de Santa Cruz de Tenerife) y tuvieron varios hijos: el primogénito fue José, el padre de la revolución cubana, que a los 16 años sufrió prisión de trabajos forzados en Cuba por por sus ideas independentistas y posteriormente fue desterrado a España. La familia se trasladó posteriormente a Matanzas y allí comenzó toda la historia revolucionaria.
La moza cambió su discurso y su actitud y se mostró más relajada y amable. Recorrimos la ciudad de Matanzas y estuvimos en la Plaza de José Martí contemplando el munumento escultórico en honor del liberador, junto al antiguo casino español. También nos enteramos de que el marido cubano de Isabel Gemio era de aquella población, según relato de un jovenzuelo que nos abordó en la calle y decía ser amigo de él: "era un don nadie, como todos nosotros, y ya ven a donde llegó".
No le aburro más, Gulliver, y voy a enterarme un poco de la vida de Juan de Lanuza.

jano dijo...

Muy interesante entrada, Gulliver, y también la de nuestro común amigo Old.
No sabía de la existencia de Juan de Lanuza pero sí de José Martí Pérez, aunque no sabía que había residido en Zaragoza.
En un viaje a Cuba, mi mujer y yo recogimos a una chica que hacía la botella (autostop)en la carretera. La buena moza comenzó-quizás por temor a la represión que allí se vive-dándonos el mitin castrista con el añadido de llamarnos imperialista a los españoles, una vez comprobada nuestra nacionalidad. Era como los guias turísticos, que repiten la letanía sin sentimiento, y nos pidió que la dejásemos en la ciudad de Matanzas, que nos pillaba de paso al ir para La Habana.
Al enterarme de su destino y después de tanto mitin, le pregunté si sabía de un tal José Martí: Pues claro, amigo, siendo cubana y de Matanzas,¿cómo no voy a conocer al padre de la liberación cubana?, tiene una estatua en Matanzas frente al antiguo casino español.
Pues José Martí, le dije yo, nació en La Habana y su padre, Marcelo Martí, era un sargento del ejército español que llegó aquí buscando fortuna desde Valencia; y en La Habana se casó Con una emigrante de Santa Cruz de Tenerife con la que tuvo 5 hijos, siendo el primogénito José. Después regresarían a España para volver, dada la mala situación que había en nuestro país, y se estalecerían en Matanzas. José fue condenado a trabajos forzados, a los 16 años, por su militancia independentista, y más tarde fue desterrado a España, donde estableció contacto con los escritores e intelectuales de la época en Madrid. en España estudió la carrera de derecho y filosofía (ahora sé que fue en Zaragoza) y después regresó a Cuba para ser lider y un intelectual (escritor y poeta) que habría de liderar la rebelión contra la colonización de España.
La muchacha cambió el discurso y el semblante (no sé si porque ignoraba que Martí era español, o por la naturalidad con la que conté el intento de liberación de Cuba de la corona española). el caso es que nos invitó a conocer Matanzas y nos llevó directamente al conjunto escultórico de la ciudad, y después proseguimos viaje a La Habana, donde nos esperarían nuevas experiencias.
Un saludo.

jano dijo...

Mi amigo Gulliver:
Después del desaguisado informático habido ayer en su blog, para gran pena mía, hoy he vuelto a publicar algo parecido y ya redunda, especialmente si hablamos de matanzas y revoluciones.
El equívoco está, supongo, en las varias ventanas abiertas con otros blogeros, que me han confundido a la hora de escribir mi post.
Borre mi nueva entrada,por ser reiterativa, si le place.
Un saludo.

Gulliver dijo...

Lo escrito, escrito está, amigo Jano.

Así queda constancia del caos de blogger que no es la primera vez que nos asola.

Un abrazo

O Charraire dijo...

Me he tomado la licencia de incluir su artículo en mi propio Blog Traducido al Aragonés, espero que no le importe. Si tiene curiosidad, aquí le dejo la dirección:

http://ocharraire.blogspot.com.es/2012/11/jose-marti-y-chuan-de-lanuza.html

Felicidades por su blog y esta hermosa entrada. Gracias...